Con su nueva tecnología de control activo del ruido, Hyundai asegura que puede reducir hasta 3 decibelios la sonoridad en el interior de sus vehículos.

Con la irrupción de los coches eléctricos y de pila de combustible de hidrógeno, cada vez cobra más importancia para los fabricantes conseguir no sólo el menor ruido posible en el habitáculo, sino que el poco ruido que llegue sea «de calidad».

En Hyundai, con su gama de vehículos híbridos, híbridos enchufables, eléctricos, e incluso ya con el Hyundai NEXO como abanderado de los coches de hidrógeno, lo saben bien. Y por ello, han desarrollado la que denominan la primera tecnología de control activo de ruido de carretera del mundo.

En Hyundai anuncian que pueden reducir hasta 3 decibelios el ruido de rodadura. Puede parecer poco, pero en un coche en el que no hay ruido del motor, y lo único que se siente es la rodadura y el ruido aerodinámico, en realidad es mucho.

Ausencia de ruido = mayor confort

En efecto, en un vehículo el ruido que perciben los ocupantes procede de tres fuentes: el motor, la rodadura y el viento. Y en los coches eléctricos o de pila de combustible el primero no existe, lo que hace que cobre más importancia la aerodinámica y la rodadura.

Las tecnologías pasivas de reducción de ruido lo que hacen es bloquear el ruido mediante aislamiento, como paneles insonorizantes o amortiguadores dinámicos. Algo que tiene influencia negativa en el peso final del vehículo. La tecnología de Control Activo de Ruido en Carretera (RANC, por sus siglas en inglés), sin embargo, emplea micrófonos y controladores para reducir el sonido de forma más eficiente.

Según Hyundai, lo novedoso de su sistema es que la tecnología de cancelación de ruido ya no se limita únicamente a situaciones en las que el ruido es constante, como por ejemplo, para mitigar el sonido del motor de combustión. Ahora, Hyundai es capaz de analizar distintos tipos de ruido en tiempo real, como el que se produce durante la rodadura al pasar por ciertos baches, y generar ondas sonoras inversas para contrarrestarlos.

Para ello, se utilizan sensores que calculan la vibración transmitida de la carretera al vehículo. Un procesador digital es capaz de analizar estos datos en dos milésimas de segundo, generando una onda de sonido inversa a través de un micrófono. Y lo mejor es que este análisis preciso del ruido y las medidas para combatirlo se realiza de forma individual en cada asiento.

El Grupo Hyundai ya ha patentado su nuevo sistema, que debutará en un futuro modelo eléctrico de su división Genesis.

información de interés relacionada:

Prueba Hyundai Kona EV: ¿es el mejor coche eléctrico del mercado? 
Hyundai NEXO: un SUV que funciona con hidrógeno