Un neumático premium usado hasta el límite de desgaste puede frenar mejor en mojado que un neumático nuevo de una marca low cost. Por ello, Michelin pide que la etiqueta incluya también mediciones con neumáticos usados.

En la actualidad, la etiqueta reglamentaria para neumáticos nuevos es una de las herramientas con las que cuentan los consumidores para evaluar y comparar las prestaciones a la hora de comprar unos neumáticos.

Aquí os contamos las claves para interpretar correctamente la etiqueta del neumático, en base a los tres parámetros sobre los que ofrece información: resistencia a la rodadura, frenada en mojado y nivel de ruido. Lo que sucede es que esta información es aplicable al neumático cuando está nuevo. Y, evidentemente, nada más montarlos en tu coche y salir del taller, el neumático empieza a desgastarse.

Las prestaciones de un neumático se modifican a medida que va cambiando la profundidad de su dibujo. Por ejemplo, con el desgaste mejoran normalmente la frenada en seco y el consumo. Pero la frenada en mojado empeora notablemente.

El límite legal de desgaste para saber cuándo hay que cambiar los neumáticos es de 1,6 mm. Algo que controlan especialmente en la inspección de los neumáticos al pasar la ITV. Y siempre se ha dicho que, por seguridad, conviene no apurar hasta ese límite.

Michelin pide que la etiqueta incluya pruebas con neumáticos usados

Hay fabricantes que incluso recomiendan sustituir los neumáticos mucho antes, cuando se llega a los 3 mm de dibujo, especialmente si vas a conducir con lluvia. Pero con su estrategia “Long Lasting Performance” (LLP), que viene a traducirse algo así como “Prestaciones hasta el último kilómetro”, Michelin lleva unos años demostrándonos que ya no siempre es así… en función de qué neumáticos equipe tu coche.

Michelin estima que el ahorro total para los automovilistas europeos si se utilizan neumáticos que garanticen la seguridad hasta el límite legal de desgaste de 1,6 mm, podría alcanzar los 6.900 millones de euros anuales, ahorrando hasta 128 millones de neumáticos al año en Europa, que no tendrían que cambiarse antes de tiempo.

En 2017 pude asistir a unas interesantes jornadas de pruebas en el Centro de Ensayos de Michelin en Ladoux, que han vuelto a repetirse recientemente. El resultado se ha presentado en Viena a principios de julio. Y no hace otra cosa que confirmar aquellos primeros test: sobre asfalto mojado, un coche con neumáticos de una marca premium desgastados hasta 1,6 mm de dibujo puede frenar hasta 3,4 metros antes que cuando está equipado con neumáticos nuevos de un fabricante “low-cost”.

Más aún: todavía recuerdo cómo en aquellas pruebas, en un círculo de adherencia, el coche con neumáticos “baratos” nuevos perdía agarre a una velocidad claramente inferior al coche con neumáticos desgastados de marcas reconocidas. Y con una considerable capa de agua en el asfalto. Aquí tienes algunos vídeos recientes muy reveladores

Vídeo: Los secretos de la adherencia

Vídeo: frenada en mojado, neumático premium vs low cost

¿Qué dice entonces Michelin al respecto? Pues que la ausencia de una normativa que regule las prestaciones mínimas que debe cumplir un neumático cuando se desgasta es un problema para la seguridad, para el bolsillo y para el medioambiente.

Tiene su lógica. Si los neumáticos de tu coche te garantizan la seguridad como para apurar hasta el límite de desgaste, además del factor seguridad, que por sí solo ya justifica apostar por neumáticos de calidad, entra en juego el factor económico: podrás cambiar tus neumáticos más tarde.

¿Debo entonces apurar hasta el límite de desgaste del neumático?

Pues hasta que la etiqueta del neumático no incluya el resultado de la prueba de frenada en mojado que pide Michelin, lo que te permitiría elegir, comparar y decidir tú mismo, mi respuesta es sí… pero solo si tu coche lleva neumáticos de una marca reconocida.

Información relacionada

Cómo comprobar el desgaste de tus neumáticos y evitar multas
Cinco consejos para mantener en buen estado tus neumáticos
Comparativa neumáticos baratos vs premium: ¡peligro en la carretera!
¿Merece la pena inflar los neumáticos con nitrógeno?