Pese a las múltiples campañas de la DGT, o los dispositivos de vigilancia en las carreteras como los radares o los controles, 50 personas han perdido la vida en las carreteras españolas desde el 21 de diciembre de 2018 al 7 de enero de 2019.

Los accidentes de tráfico son uno de los grandes problemas con los que combaten los organismos competentes a lo largo del año. El correcto mantenimiento de las carreteras, las asistencia o los dispositivos de seguridad, intentan aumentar la seguridad en las carreteras.

DGT campaña vigilancia a furgonetas y camiones, noviembre 2018

La DGT es la principal representante, con sus campañas, sus controles o sus dispositivos de vigilancia en la lucha contra la siniestralidad. Sin embargo, y pese a sus esfuerzos, todo indica a que sus métodos no son los más efectivos si tenemos en cuenta que durante el curso del último año 2018, 50 han sido las personas que han perdido la vida durante el período festivo navideño.

En el año 2017 fueron 47 personas las que perdieron la vida, es decir, unos resultados más favorables a los de este último año. Todo parece indicar a que las campaña en la prevención contra el uso de drogas al volante, o los controles de velocidad no han favorecido a la seguridad en las carreteras.

En vías convencionales se han producido la mayoría de accidentes, en concreto 39, y 8 han tenido lugar en autopistas y autovías. Estos datos refuerzan la propuesta del gobierno de reducir la velocidad máxima en las carreteras convencionales a 90 km/h.

El accidente más común ha tenido lugar en la salida de vía, con un total de 18 siniestros, seguido de colisiones frontales a la hora de realizar adelantamientos y traseros con 8 accidentes cada uno respectivamente. Además se han producido 3 atropellos a peatones.

DGT campaña vigilancia a furgonetas y camiones, noviembre 2018

Entre los fallecidos, 6 resultaron ser motoristas, 3 ciclomotoristas, 2 peatones y 1 ciclista.

Algunos de los fallecidos no cumplían las normas de seguridad, 7 de ellos viajaban sin cinturón de seguridad, lo que puede haber propiciado el peor de los desenlaces.

Esperamos que las nuevas medidas impuestas por los organismos competentes, y la lucha de la DGT contra la siniestralidad, consigan ser efectivas durante este curso y que nos encontremos con resultados mucho más positivos el año que viene.