Los productos estrella de la compañía italiana el Alfa Giulia y el Stelvio han sido llamados a revisión. Son 60.000 los coches afectados a nivel mundial.

Los Alfa Romeo Giulia y Stelvio han sido llamados a revisión para examinar, al parecer,  la tecnología de control de crucero adaptivo. No es la primera vez que el grupo FCA tiene que hacer un comunicado por errores o defectos en sus vehículos.

No obstante, conocemos que de estos 60.000 modelos, 19.000 están en Estados Unidos, 1.600 están en Canadá, 86 en México y más de 40.000 fuera del continente americano.

Problema a nivel mundial

Según la marca el problema en el control de crucero adaptivo, ocasiona que el sistema no se desconecte a la vez que el conductor pisa el freno, si no que debe hacerle durante un tiempo prolongado.

Un problema tanto para el propio usuario y los integrantes del vehículo como para los que circulan por la vía, ya que la distancia de frenada puede aumentar en gran medida.

Asimismo, fue un propio empleado de la compañía el que descubrió el fallo probando una unidad y alertó a los encargados de seguridad de que tomasen cartas en el asunto, no obstante, no se han reportado lesiones o accidentes por ello hasta la fecha.

Desde la marca, confirman que el problema puede afectar a algunas unidades del Giulia y Stelvio fabricadas entre 2017 y 2019. El fabricante será quien notifique a los propietarios y quien facilite el taller a los mismos para actualizar el software del sistema de frenos.

Reiteraciones a muy corto plazo

No es la primera vez que se presentan fallos o problemas en los Alfa Romeo Giulia o Stelvio. A comienzos de 2018 la marca hizo un comunicado por un problema causado por el líquido de frenos contaminado, que dañaba a los frenos y evitaba su funcionamiento. La marca italiana sustituyó todos los sistemas de frenos de los afectados.

El caso más reciente se produjo el pasado mes de octubre cuando Alfa Romeo llamó a revisión a varias unidades del Giulia y Stelvio por problemas de calentamiento de motor, tanto en el 2.0 litros como en el V6 2.9 del Quadrifoglio Verde.