El nuevo Nissan Leaf ofrece una autonomía de 378 Kilómetros y una potencia de 110 kW.

Las 100 unidades de la versión especial de lanzamiento del nuevo LEAF, el LEAF 2.ZERO, se han agotado en menos de un mes. Por suerte, Nissan ha ampliado esta promoción ofreciendo hasta 100 unidades adicionales de esta versión que serán entregadas en una segunda oleada. Estos ejemplares se pueden reservar a través de la web de Nissan desde el pasado 19 de octubre. Las entregas del nuevo Nissan Leaf 2.Zero comenzará el próximo mes de marzo.

Ante el éxito que ha tenido este vehículo, Nissan ha ampliado la oferta de lanzamiento del nuevo Leaf. La nueva versión del compacto eléctrico no solo ofrece una autonomía mejorada que llega hasta los 378km, sino que además incorpora lo último en tecnología de la marca: los sistema ProPilot (sistema de conducción autónoma nivel 3) y e-Pedal (recuperador de energía en las frenadas gracias a la fuerza de retención que ejerce el pedal del acelerador al soltarlo).

Nuevo Nissan Leaf

Para Marco Toro, Consejero Director General de Nissan Iberia, el nuevo Nissan “es el vehículo más avanzado tecnológicamente que hay en el mercado. Es normal que genere expectativa y más, si tenemos en cuenta que se trata del vehículo de cero emisiones más vendido del mundo”.

Además de ser un vehículo de cero emisiones, cuenta con una batería de 40 kWh que le permite ofrece una autonomía extendida de hasta 378km. Al igual que su predecesor, esta batería ofrece la opción de recarga rápida que permite reabastecer un 80% de energía en tan solo 40 minutos. El sistema de propulsión del nuevo Nissan Leaf ofrece una potencia de 110kW (150 caballos), una mejora del 38% respecto a su predecesor.

A nivel tecnológico, el nuevo Nissan Leaf destaca por la incorporación del novedoso sistema ProPilot de conducción autónoma. Este sistema, usa la dirección, los frenos y el acelerador para ayudar al conductor en situaciones de conducción por un solo carril. En situaciones de tráfico lento, permite al nuevo LEAF desacelerar y parar de manera autónoma cuando el tráfico se detiene. El sistema volverá a reanudar la marcha y seguirá al coche de delante cuando el tráfico vuelva a fluir. En autopistas, permite mantener una velocidad de crucero o seguir al coche de delante si este va más lento, manteniendo además el coche dentro del carril.