Tras el nuevo Gobierno en el Ayuntamiento de Madrid, Martínez-Almeida, nuevo alcalde de la capital, ha anunciado acabar con las multas de Madrid Central a partir del 1 de julio.

Tras los resultados de las últimas elecciones a la alcaldía de la Comunidad de Madrid, el Partido Popular, Ciudadanos y VOX se han unido para llegar al Ayuntamiento de la capital española. José Luis Martínez-Almeida, representante el Partido Popular, se ha convertido en el nuevo Alcalde, eligiendo como vicealcaldesa a Begoña Villacís, de Ciudadanos.

Una de las medidas más mediáticas y polémicas del anterior gobierno de Manuela Carmena fue la implantación de Madrid Central. Este plan se puso en marcha el 30 de noviembre de 2018 y se centraba en una zona de bajas emisiones en la que se restringía la entrada a algunos vehículos. El criterio era el siguiente:

  • Los vehículos con Etiqueta Cero Emisiones podían circular y estacionar en la zona SER sin ninguna restricción horaria.
  • Los Etiqueta ECO podían entrar, aunque quedaba limitado a dos horas su posibilidad de aparcar en la zona SER
  • Los vehículos con Etiqueta B y C no podían acceder a esta zona a menos que no fueran a un aparcamiento público, a un garaje privado o a su propia residencia.

Martínez-Almeida anuncia la retirada de multas en Madrid Central

Como era de esperar, el nuevo equipo de gobierno haría grandes cambios que afectarán a la movilidad madrieleña. Martínez-Almeida ha anunciado la retirada de las multas de Madrid Central a partir del 1 de julio. Esto quiere decir que todos los vehículos podrán circular por la que ha sido zona de bajas emisiones independientemente de su Etiqueta Medioambiental.

Algo que el nuevo Alcalde de Madrid ha dejado claro es que todos los integrantes del pacto tenían un dato claro: que Madrid Central ha sido un fracaso. Por ello, el Partido Popular espera llegar a una solución intermedia entre las pretensiones de Ciudadanos (reconvertir la zona) y las de VOX (recuperar la libre circulación).

Se podrá circular de nuevo por Madrid Central

Martínez-Almeida ha adelantado ya que el Ayuntamiento permitirá la circulación de vehículos en los ejes estructurales de la almendra central madrileña. Esto quiere decir que se volvería de nuevo al proyecto que el propio Partido Popular desarrolló en el mandato de Ana Botella. Recordemos que este consistía en destacar cuatro áreas de prioridad residencial en las zonas de Ópera, Barrio de las Letras, Cortes y Embajadores, en las cuales sólo podían acceder residentes, invitados y repartidores.

La principal diferencia del antiguo plan respecto a Madrid Central es que anteriormente se permitía circular libremente tanto por Gran Vía, como por Atocha y San Bernardo, por lo que la previsión es que esto vuelva a ser así.

Pese a que Madrid Central entró en vigor en noviembre del pasado año, las sanciones económicas comenzaron a procesarse el pasado 16 de marzo. La multa era de 90 euros, aunque eran reducibles a 45 euros por pronto pago. Sin embargo, en caso de que te hayan puesto una, tienes que saber que las multas de Madrid Central se pueden recurrir.

Pese la abolición de la zona de emisiones, Martínez-Almeida no ha ocultado que la contaminación sigue siendo un problema en Madrid. Sin embargo, ha destacado que la lucha del nuevo Equipo de Gobierno no se centrará en prohibir la circulación de ningún coche, por lo que se pensará un nuevo modelo.

La Gran Vía y las obras de Plaza de España, puntos clave del nuevo proyecto

Una de las propuestas de VOX es la de soterrar la Gran Vía y convertirla en un gran túnel subterráneo con varios aparcamientos. La propuesta se va a estudiar, aunque según Begoña Villacís, vicealcaldesa de la Comunidad de Madrid, afirmaba que la propuesta “no está en el futuro más inmediato”.

Por otro lado, las obras de remodelación de Plaza España, paralizadas el pasado 5 de junio debido a la falta de “control y seguimiento arqueológico y paleontológico de los movimientos de tierras”, se reanudarán lo antes posible.

Veremos en qué queda todo al final tras el cambio en el Ayuntamiento de Madrid, pero parece que esto es el adiós del eje angular de los planes de Manuela Carmena: Madrid Central.