Ya es oficial: los grupos automovilísticos FCA y PSA firman una nueva alianza que dará lugar al que será el cuarto constructor de automóviles, en volumen, del mundo

La oficialización de la unión entre el FCA, Fiat-Chrysler Automobiles, y de otro Groupé PSA, Peugeot-Citroën, es un hecho. Ayer, ambos grupos realizaron una declaración conjunta en la que manifestaban la creación de un nuevo grupo de dimensiones y recursos globales, mantenidos al 50 por ciento del accionariado de PSA y por el 50 de los de FCA».

Esto significa, la creación de un nuevo consorcio, el cuarto en importancia en la industria automotriz que abarca el total de las 14 fabricantes de coches que reúnen actualmente los dos grupos por separado, bajo un único paraguas.

De un lado, el acuerdo entre FCA y PSA involucra a las marcas italo-americadas Fiat, Alfa Romeo, Lancia, Fiat Professional, Abarth, Maserati, Ferrari, Jeep, Chrysler y Dodge y, de otro, las franco-alemanas Peugeot, Citroën, DS, Opel/Vauxhall, sin olvidar otros nichos de mercado que ofrecen Mopar, FCA Bank, PSA Financial Services u Opel Finance.

El valor del nuevo grupo automovilístico será superior a unos 45.454 millones de euros y se estima un volumen anual de ventas de coches de unos 8,7 millones de unidades, lo cual aupará al consorcio hasta cuarto lugar en importancia dentro de los constructores de vehículos, teniendo por delante al Grupo Toyota (10,56 millones fabricadas), a la conocida como Alliance (Renault-Nissan-Mitsubishi, con 10,76 millones) y al Grupo Volkswagen (10,8) y superando, así, a General Motors (7,94) o al formado por Hyundai-Kia (7,39).

La cúpula de este nuevo consorcio global tendrá al actual presidente de FCA, John Elkman, como presidente del nuevo grupo y a Carlos Tavares, presidente actual de PSA, como consejero delegado del gigante automotriz.

En este acuerdo ha estado presente la figura del gobierno francés puesto que, por tener una cantidad superior al 12 por ciento de las acciones de Groupé PSA, ha podido declinar la balanza a favor o en contra como ya sucediera durante el pasado mes de mayo con el intento fallido de fusionar a la también francesa Renault con FCA.

Por otro lado, en el comunicado se asegura que esta fusión entre PSA y FCA permitirá la fusión de 3.700 millones en sinergias manteniendo todas las plantas de producción activas como hasta la fecha previa a la firma del acuerdo.

El anunció de este acuerdo entre FCA y PSA ha tenido una repercusión inmediata como ha sido el aumento de los valores en bolsa de los respectivos grupos. Así, los títulos de los grupos aumentaron su cotización un 9,53 %, en la bolsa de Milán para el grupo italo-americano, y un 4,53 por ciento para la franco-alemana, en la de París, respectivamente.