Los dos fabricantes alemanes trazan un pla de trabajo conjunto hacia la movilidad del futuro

En términos de estrategia bélica dicen que, si no puedes con tu enemigo, únete a él. También que el enemigo de tu enemigo, es tu amigo. Sea como fuere, aquí no hay enemigos sino fabricantes de coches que se miran de reojo y que, a veces, se tienden la mano para avanzar tecnológicamente y contener gastos. Esto es lo que ha sucedido con este acuerdo entre Daimler y BMW sobre conducción autónoma.

Los dos gigantes alemanes se han asociado para colaborar en el estudio, experimentación y aplicación a la conducción autónoma a partir del nivel 3 y 4 basados en las tecnologías de comunicación entre vehículos.

Un pacto que viene a ratificar un principio de entendimiento que, allá por diciembre de 2018, ya mostraron tener encarrilado con las conversaciones mantenidas entre ambos grupos.

La movilidad del futuro pasa por la conducción autónoma

Así parecen entenderlo desde Daimler y BMW. Por ello pretenden que este acuerdo de colaboración permita aplicar tecnologías a sus coches comercializados a partir de mediados de la próxima década.

Teniendo en cuenta que otro gran grupo, su compatriota Volkswagen apuesta fuerte por la misma premisa, coches eléctricos y autónomos, y que con los prototipos ID ha mostrado su más que incipiente interés por los coches autopilotados, el acuerdo de Daimler y BMW pretende dar un paso conjunto para, al menos, ofrecer el mismo nivel de conducción autónoma que Volkswagen, o superarlo.

Merece la pena recordar que Ford y Volkswagen también anunciaron en fechas recientes un acuerdo para, además de la fabricación de vehículos ligeros, un principio de alianza por el cual compartirían información sobre tecnologías aplicadas a la conducción autónoma.

Y también, más atrás, en 2015 Audi, perteneciente al Grupo Volkswagen, junto con Mercedes-Benz y BMW compraron la compañía HERE Techonologies, especialista en cartografía digital y sistemas de navegación mediante satélite además de componentes y dispositivos relacionados con la conducción guiada desde el exterior de los coches.

Coches guiados por el ser humano sin intervención de un conductor

Por ejemplo con el modelo de producción que recoja el prototipo BMW iNEXT, el cual debería ofrecer una conducción autónoma de nivel 3. Un producto que debería estar a la venta desde 2021.

Un reto bastante factible teniendo en cuenta que BMW lleva trabajando de forma intensiva en la conducción sin intervención humana desde 2017 en su centro específico de Munich.