La rotura del embrague, turbo o inyectores están a la orden del día, pero tomando una serie de medidas podemos alargar la vida de estos componentes.

Cumplir con los plazos de mantenimiento de nuestro vehículo es fundamental para evitar males mayores, pero también debemos tomar otras medidas para no encontrarnos con averías que podrían haberse evitado y que en muchos casos requieren de un coste bastante elevado. Aquí os enseñamos los mejores consejos para prevenir dichos imprevistos:

  1. Cuidar el embrague  

averías coche caras

Sustituir un embrague tiene un coste de entre 500 y 1.300€, según el modelo de coche. Alargar la vida de esta pieza es algo que está al alcance de nuestra mano si seguimos una serie de pautas:

  • Poner punto muerto cuando estemos parados y soltar el embrague. Esto evitará que el mecanismo sufra fricciones innecesarias.
  • Pisar siempre el embrague hasta el fondo cuando cambiemos de marcha.
  • Cuando no se realice un cambio de marcha, se debe retirar el pie izquierdo del embrague y situarlo en el reposapiés. Nunca debe dejarse el pie ligeramente apoyado en este caso, de lo contrario someteremos al embrague a un desgaste prematuro.
  • Cuando queramos parar el coche en una cuesta, poner punto muerto y utilizar el freno. Nunca mantener la posición utilizando el embrague, esto lo quemaría y acortaría sustancialmente su vida útil.
  1. Proteger los inyectores

Los inyectores son unas válvulas situadas en el motor que se encargan de suministrar la cantidad ideal de combustible en los cilindros. Sustituir los inyectores tiene un coste medio de 250 euros por pieza (uno por cilindro) en el caso de propulsores gasolina y 500 euros en vehículos diesel. ¿Como podemos cuidar los inyectores?, siguiendo estas medidas:

  • Usar aditivos químicos que contribuyan a su limpieza.
  • No conviene repostar durante el llenado de surtidores. Durante este proceso, los camiones cisterna introducen con potencia el combustible en los surtidores, removiendo en muchos casos los sedimentos almacenados que podrían acabar en el depósito de tu coche.
  • Nunca apurar la reserva. Cuando el depósito está casi vacío, las impurezas generadas en el mismo pueden acabar en la cámara de combustión y atascar los inyectores.
  • Cambiar el filtro de combustible al menos cada 30.000 km. El filtro retiene las impurezas y su sustitución es mucho más económica que la de los inyectores.
  • Tratar de circular como mínimo a 2.000 rpm. Esto evita que se creen excesos de carbonilla que pueden llegar a los inyectores.
  1. Conservar en buen estado el catalizador

La función del catalizador es reducir la contaminación generada por los gases tras la combustión. Sustituir el catalizador puede costarnos entre 200€ y 1000€. Con el fin de evitar su desgaste, podemos llevar a cabo una serie de medidas:

  • Utilizar gasolina de buena calidad.
  • Llevar a punto el sistema de inyección.
  • Dejar el coche al ralentí unos segundos antes de comenzar la marcha.
  • Cambiar los filtros cuando lo indique el fabricante.
  1. Cuidar el turbo 

averías coche caras

El precio de un turbocompresor oscila entre los 800€ y los 1.400€ según el fabricante y el modelo. Para su cuidado y mantenimiento se han de tomar pautas como las siguientes:

  • Dejar el motor al ralentí durante un instante, tanto para el arranque como para el apagado. Los rodamientos internos del turbo se lubrican con el aceite del motor, si apagamos o encendemos el coche de golpe provocaremos que los mismos sufran un rozamiento y desgaste prematuro.
  • No subir mucho de revoluciones cuando el coche está frío (menos de 80/90ºC).
  1. Cuidar la correa de distribución

Es fundamental cumplir con los intervalos de cambio de correa establecidos por el fabricante, de lo contrario podríamos tener que hacer frente a una avería de hasta 2.000€. En este caso el mejor consejo es no pasarse de listo y respetar los plazos de forma sagrada.