Arval, compañía de expertos en movilidad, trae cuatro consejos que nos ayudarán a mejorar nuestro punto débil: las rotondas.

Regla 1 (prioridad)

La prioridad en la rotonda es de quien ya está dentro, por lo que tendremos que ser pacientes y esperar hasta el momento indicado para incorporarnos. Es importante echar también un vistazo a los demás conductores que esperan para incorporarse pues la mitad de accidentes se producen por colisión trasera cuando estamos parados esperando para acceder a la rotonda.

Regla 2 (incorporaciones)

Cuando vayamos a coger la salida de la derecha o seguir recto en la glorieta, sería mejor que entrásemos por el carril externo. Por el contrario, si vamos a girar a la izquierda o a cambiar de sentido, tendríamos que entrar utilizando el interno. Esta regla es de suma importancia ya que su cumplimiento reduce las opciones de accidente por cruce entre carriles.

Regla 3 (salidas)

Al abandonar una rotonda deberemos hacerlo siempre desde el carril derecho. Esto no significa que todas las veces tengamos que incorporarnos por este carril, como acabamos de explicar, pero sí que debemos cambiarnos al carril derecho con la suficiente antelación antes de nuestra salida.

Regla 4 (intermitentes)

Tampoco debemos olvidar de avisar al resto de conductores de nuestras maniobras señalizándolas siempre con los intermitentes. Es de suma importancia indicar nuestra salida de la rotonda en este sentido.