Aceite para coche: todo lo que debes saber

Aceite para coche: todo lo que debes saber

Aceite para coche: todo lo que debes saber

Escrito por: Antonio Roncero   @roncero_antonio    7 agosto 2019     12 minutos

Te dejamos con 15 preguntas, y sus correspondientes respuestas, relacionadas con el aceite del motor de tu coche. ¿Te has hecho alguna?

Te dejamos con 15 preguntas, y sus correspondientes respuestas, relacionadas con el aceite del motor de tu coche. Estamos seguros que más de una te la has hecho alguna vez.

Ya te hemos contado las funciones que cumple el aceite en el motor de un vehículo, y por qué es tan importante que nuestro coche lleve el aceite de motor adecuado, así como respetar unas normas básicas de mantenimiento.

A este respecto, los tipos de aceite de motor, las distintas especificaciones de los aceites y las recomendaciones de uso que da cada fabricante en función del tipo de motor, generan muchas dudas. En este artículo vamos a recopilar las más frecuentes. Seguro que más de una te ha surgido alguna vez. Empezamos.

¿Es normal que mi motor consuma aceite?

Es totalmente normal que un motor consuma algo de aceite, y que ese consumo sea mayor a medida que el motor aumenta su kilometraje. Antiguamente los motores nuevos consumían algo más de aceite durante el rodaje, hasta que se producía el acoplamiento de todos los elementos.

En la actualidad, con las tolerancias tan ajustadas que se consiguen con los nuevos procesos de fabricación, ya no suele suceder. En cualquier caso, se puede considerar que el consumo de aceite no es preocupante como para tener que “abrir” el motor si es de hasta 0,5-0,7 litros por cada 1.000 km. De ahí la importancia de revisar el nivel al menos cada 1.000 km, y reponer aceite si es necesario.

Ten en cuenta que si en un cárter caben entre 5 y 7 litros (según el motor), si tu coche consume 0,5 l/100 km, en menos de 5.000 km el motor puede estar funcionando con el aceite por debajo del nivel mínimo requerido para asegurar la lubricación.

¿Cuándo tengo que cambiar el aceite del motor?

La primera norma a seguir con el cambio de aceite del motor es respetar la recomendación del fabricante. Esta recomendación se define en base al kilometraje recorrido y al tiempo entre cada cambio. Normalmente el fabricante recomienda unos intervalos de cambio que pueden ir de 15.000 a 30.000 km o cada año, lo que antes suceda, en función del motor y del tipo de aceite utilizado. Ahora empieza a haber marcas que amplían estos intervalos incluso a dos años.

Ten en cuenta que, aunque no recorras el kilometraje establecido, si se supera el tiempo indicado por el fabricante también conviene sustituir el aceite. En primer lugar porque, si hablamos de un coche en garantía, es obligatorio para no perderla. En segundo lugar, porque un aceite en el cárter del motor, aunque no recorras kilómetros, también se oxida. Y si haces pocos kilómetros pero muchos recorridos cortos con muchos arranques en frío, se deteriora más rápido.

¿Hay que cambiar el filtro cada vez que se cambia el aceite?

Rotundamente sí. Ahorrarte unos euros aquí es casi un “insulto” para el motor. El filtro ayuda a retener las impurezas y las partículas que se generan durante la combustión, que son transportadas por el aceite hasta que quedan retenidas en él. Un filtro en malas condiciones puede “contaminar” el aceite nuevo, y lo que te ahorrarás por no cambiarlo lo pierdes de inmediato, porque el nuevo aceite durará mucho menos en perfectas condiciones para proteger tu motor.

¿Qué significa que un aceite es 5W30 o 10W40?

Cuando se identifica un aceite como 5W30 o 10W40, la primera cifra, que es la que se asocia a la W (de “Winter”, invierno en inglés) indica la viscosidad o, por entendernos mejor, el espesor de la película lubricante en frío. La segunda cifra, por su parte, se refiere a la viscosidad en caliente. Cuanto más alto sea el número, mayor la película con el motor ya en su temperatura de funcionamiento.

Si comparamos un aceite 5W30 con un 10W40, por ejemplo, y considerando que el resto de características son iguales, el primero asegurará que el aceite llega antes a formar la película lubricante en todas las partes del motor tras un arranque en frío, garantizando la protección en menos tiempo.

Pero ojo, eso no quiere decir que un 5W30 sea siempre mejor opción que un 10W40, o que un 0W30 sea mejor que un 5W30. Dependerá del tipo de motor, del clima, del kilometraje del motor e incluso del estilo de conducción.

¿Puedo reducir el consumo de aceite utilizando uno más “grueso”?

Efectivamente, se puede. Si tu coche utiliza un aceite de baja viscosidad, como por ejemplo un 0W30 o un 5W30, que disminuye la fricción, cuando se alcanza cierto kilometraje (depende de cada motor), un aceite más grueso puede compensar en cierta medida el desgaste, que provoca que el motor pueda llegar a consumir algo de aceite.

Mucho cuidado en este sentido, porque un aceite 10W40 normalmente es más grueso que un 5W30. Pero existen otras características de los aceites que puede hacer que encontremos distintos aceites con viscosidad 5W30, unos más gruesos que otros. En este caso, a la hora de cambiar de viscosidad, conviene siempre consultar en un taller especializado.

¿Es malo para el motor que el nivel esté por encima del máximo?

El nivel de aceite tiene que ser el adecuado. Y esto es entre las dos marcas que incluye la varilla, que indican el máximo y el mínimo. Para medirlo, el vehículo debe de estar en una superficie nivelada, y el motor frío.

Hay quien contesta a este pregunta diciendo que, puestos a elegir, mejor que el aceite esté por encima del máximo a que esté por debajo del mínimo. La realidad es que lo segundo puede causar daños más graves al motor que lo primero. Pero lo ideal es que el aceite esté entre las dos marcas de nivel, sin superar ninguna.

¿Por qué sube el nivel de aceite de mi coche por encima del máximo?

Este es uno de los 10 motivos por los que podrías odiar tu diésel con filtro de partículas. Uno de los quebraderos de cabeza de muchos usuarios de coches diésel, especialmente con filtro de partículas, son las subidas de nivel de aceite por encima de máximo. Se produce cuando la combustión no es completa y el combustible sin quemar tiende a pasar al cárter a través de la falda de los pistones, diluyéndose con el aceite.

Si sucede en un motor de gasolina, mucho cuidado, puede ser por un desgaste excesivo en las paredes de los cilindros y pistones, o en los segmentos. Aunque antes de subir el nivel tendríamos otros síntomas, como por ejemplo en función del color del humo del escape.

Pero en muchos diésel con filtro de partículas que requiere inyecciones adicionales de combustible para realizar las regeneraciones del filtro, si se inician muchas regeneraciones y no se completan (normalmente por el tipo de conducción, cuando se realiza mucha ciudad), parte de ese combustible acaba pasando al cárter diluyéndose con el aceite en porcentajes mayores a lo tolerado, al no dar tiempo a que se evapore.

¿Puedo cambiar el aceite por otro con distinta viscosidad?

Las dos claves aquí son la viscosidad y las especificaciones. En el primer caso, si tenemos un aceite 10W40, por ejemplo, podrías cambiar la primera cifra por una más baja, un 5W40, si buscases menos fricción durante el arranque en frío para favorecer el consumo. Lo que no se debe hacer nunca es subir la primera cifra, la que va con la W, pues el aceite podría no fluir lo suficientemente rápido con el motor frío para asegurar la protección necesaria.

En cuanto a la segunda cifra, tampoco la subas por tu cuenta, si no hay una recomendación de un mecánico de por medio (buscando aumentar la película de lubricante en un motor con mucho desgaste, por ejemplo), pues aumentas la viscosidad del aceite y puedes producir más desgaste al motor.

Sobre las especificaciones, lo normal es que en la lata de aceite te encuentres siglas que indican las especificaciones API y ACEA, las más utilizadas. Aquí puedes cambiar siempre y cuando utilices un aceite de especificaciones superiores a las que te indica el fabricante para tu coche, nunca menores. Por ejemplo, un D4 o un C4 en lugar de un D3 o un C4, o un SJ en vez de un SH.

¿Qué significa que un aceite es long-life?

Los aceites marcados como Long-Life son aceites especiales de larga duración, normalmente de baja viscosidad en frío y cien por cien sintéticos, diseñados para cubrir muchos kilómetros entre cambios. Llegan a períodos de hasta 30.000 km, en coches que han sido diseñados para usar este tipo de aceites, que normalmente cuentan con indicadores de calidad del aceite capaces de medir no solo el nivel sino también su desgaste, para indicar al conductor cuándo llega el momento de hacer el cambio.

¿Merece la pena invertir en un aceite sintético?

Rotundamente sí, aconsejamos utilizar siempre que se pueda un aceite sintético en vez de un semi-sintético. Los aceites minerales están ya en desuso. La diferencia de precio entre un aceite sintético y uno semi-sintético es muy pequeña. Traducida a euros por cada 1.000 km recorridos, puede estar entre 1 o 1,5 euros. Muy poco para la diferencia en propiedades y en protección que ofrece un buen aceite sintético.

¿Puedo mezclar aceites de dos marcas distintas?

Si tienes que añadir porque entre una y otra revisión tu coche consume aceite, no hay problema en utilizar aceites de dos marcas distintas. E incluso de especificaciones diferentes, si el aceite con el que repones es de más calidad o tiene especificaciones más altas.

Solo en caso de emergencia puedes utilizar con viscosidad y especificaciones diferentes. Por ejemplo, si la varilla esté con el nivel cerca o por debajo del mínimo, tienes que seguir circulando y no cuentas con otro aceite a mano. Pero ten en cuenta que habrás cambiado tanto la viscosidad final como las especificaciones del aceite resultante de la mezcla, y entonces convendría sustituir el aceite y el filtro en cuanto tuvieras ocasión.

¿Se puede utilizar aceite para motores de gasolina en un diésel?

Hace unos años, existía mayor distinción entre los aceites para motores diésel y de gasolina. Hablamos de cuando empezaban a utilizarse los filtros de partículas en los diésel, y requerían aceites con formulaciones específicas con bajo contenido en azufre, para el correcto funcionamiento del filtro. En la actualidad ya no sucede así.

La clasificación API identifica con una S y con una C si el aceite es para gasolina o para diésel, seguida de un segunda letra que indica la calidad. Según la clasificación ACEA, la letra A identifica a los aceites para gasolina y la B para los diésel, seguidas de un número que también indica la calidad.

Hoy en día puedes encontrar aceites que en la etiqueta ponga que son para gasolina, y si te fijas en las especificaciones verás que dice, por ejemplo, que cumplen ACEA A3/B4. Esto quiere decir que es válido para cualquier motor de gasolina que requiera ACEA C3 o inferior, o para cualquier diésel que requiera ACEA B4 o inferior. Por lo tanto, más que si en la lata pone gasolina o diésel, o mejor dicho, si no lo pone y tienes dudas, fíjate en las especificaciones.

¿Es conveniente utilizar aditivos para el motor?

Los aceites ya cuentan con aditivos en su formulación. Estos aditivos se utilizan para conseguir las propiedades y las funciones que cumple el aceite del motor en un coche.

En el mercado existen multitud de aditivos que potencian esas propiedades, especialmente la lubricación o la fricción. Los más populares son estos últimos, que se venden como aditivos “antidesgaste”, y se realizan a base de teflón o de bisulfuro de molibdeno. No todos los aditivos son aptos para cualquier tipo de motor, y menos ahora que se utiliza tanta electrónica y tantos dispositivos de depuración de los gases de escape.

En mi opinión, salvo casos muy especiales, por ejemplo en coches con muchos kilómetros y motores ya con mucho desgaste, lo mejor es utilizar el aceite adecuado o uno de calidad superior a lo indicado por el fabricante.

¿Por qué el aceite de mi diésel está negro nada más cambiarlo?

Puedes estar tranquilo, porque el color de un aceite no determina en ningún caso su condición o estado. Es más, lo anormal sería que el aceite no se oscureciese a medida que acumula horas de funcionamiento o kilómetros protegiendo el motor. Es un síntoma de que, además de lubricar, está ejerciendo correctamente otra de sus misiones principales, que es la de mantener el motor limpio.

¿Puedo cambiar el aceite utilizando un aspirador o mejor por el cárter?

En algunos talleres utilizan sistemas de aspiración que extraen el aceite desde la parte superior, por la varilla. También se comercializan algunos dispositivos para que el usuario pueda hacerlo sin pasar por el taller. Son realmente cómodos, y algunos de ellos funcionan bien. Pero no son tan efectivos a la hora de vaciar el cárter como hacerlo por debajo, a través del tapón de vaciado, y la eficacia del vaciado puede variar en función del diseño de cada motor.

Poder, por lo tanto, se puede. Pero particularmente yo prefiero dejar el cárter vacío, viendo cómo escurre hasta la última gota de aceite usado, antes de volver a colocar el aceite nuevo.

Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.