Un Porsche 911 GT3 Cup sufre un espectacular accidente de nada menos que 11 vueltas de campana en el infierno verde de Nürburgring.

No se le llama el infierno verde por nada. Conocido como el circuito más desafiante y peligroso del mundo, Nürburgring es una las mecas del automovilismo deportivo por excelencia.

Otra de las cosas por las que ha cosechado su fama es por su peligrosidad. Al ser un circuito abierto para su uso, y con toda su cultura detrás, así como la precisa técnica requerida para completar un recorrido con éxito, es hogar de una gran cantidad de accidentes al año.

Porsche GT3 Cup 11 vueltas de campana

Es común ver el circuito rodeado de público con miles de SmartPhones preparados para captar el accidente más espectacular para compartirlo en las redes sociales.

Esta vez un Porsche 911 GT3 Cup es el protagonista del que, posiblemente, sea uno de los accidentes más aparatosos y espectaculares captados con una cámara.

Pese a todas las medidas de seguridad que atesoran los coches hoy en día, es fácil olvidar lo fácil que es sufrir un accidente si no sabes lo que estás haciendo, o, por cometer cualquier error por mínimo que sea, especialmente en el mundo del racing. Las 11 vueltas de campana de este Porsche sostienen esta afirmación:

Durante esta carrera de resistencia, el piloto americano John Shoffner del equipo J2 Racing, perdió el control de su vehículo justo después de completar la recta de Flugplatz. Sufrió un total de 11 vueltas de campana.

Tras el aparatoso accidente, el piloto fue llevado al hospital de forma inmediata, y pese a lo increíble del impacto, el americano aseguraba no sentir ningún dolor. Tal es así que de hecho, no sufrió ninguna lesión de gravedad, saliendo prácticamente ileso.

Porsche GT3 Cup 11 vueltas de campana

Este hecho refuerza la impresionante calidad que han llegado a obtener los coches modernos en lo que a seguridad se refiere. Este mismo accidente hace 10 años habría hecho trizas la carrocería y posiblemente hubiera acabado con la vida del piloto.