El estrés es uno de los principales enemigos a los que un conductor se puede enfrentar al volante. Aumenta el riesgo de accidente y perturba nuestro estado mental.

El estrés puede suponer uno de los mayores riesgos al volante. no solamente hace que estemos más distraídos o que actuemos más llevados por impulsos y emociones, sino que además, genera malestar en nuestra mente, mal humor y desesperanza, todos ellos malos consejeros al volante.

La imprudencias al volante son una de las principales características que comete un conductor sometido a estrés, especialmente en terrenos urbanos de ciudad, donde la concentración de tráfico y los horarios juegan un papel más importante. El calor es uno de los principales enemigos del estrés, llegando incluso a potenciarlo todavía más.

Saber prevenir el estrés y entender sus síntomas, son el primer paso para combatirlo:

Síntomas de estrés al volante

  • Te resulta fácil estresarte junto a familiares, amigos e incluso compañeros de trabajo.
  • Te sientes distraído, decaído, con vaguería.
  • Tienes ganas de correr con el coche.
  • Estás más callado y pensativo de lo normal.
  • Comés más de lo normal.
  • En el caso de ser un fumador, has incrementado tu consumo.
  • Bebés también más alcohol.
  • Sientes tus músculos tensos.
  • Sufres dolores de cabeza con más frecuencia.
  • Te sientes enfermo.
  • No duermes bien e incluso padeces de insomnio
  • Te pones enfermo más a menudo

Ahora que conoces los síntomas, es hora de ver qué puedes hacer para solucionarlos.

A continuación os ofrecemos 10 útiles consejos para que no tengáis que sufrir las consecuencias de este mal tan común hoy en día, especialmente en verano, donde es más fácil desarrollarlo:

  1. Ve a dar un paseo caminando para disfrutar de algo de aire fresco y despejar tu mente.

  2. Espera hasta estar descansado y calmado en tu paseo para empezar tu trayecto en coche, especialmente si sabes que te vas a enfrentar a tráfico intenso.
    conducir en verano
  3. La meditación mindfullness es una de las últimas tendencias, las cuales han sido estudiadas por científicos. Una de sus múltiples ventajas es la reducción del estrés si se practica de forma habitual durante una temporada. Nuestro consejo es que realices esta actividad antes de ir a dormir.

  4. Escribe en una lista las cosas que crees que están generando tu estrés, de esta forma podrás estudiarlas y reaccionar ante ellas así como establecer una estrategia para combatirlas.
  5. Si sufres de dolor de cabeza o enfermedad propiciados por el estrés, asegúrate de encontrarte mejor antes de coger el coche.

  6. Si el estrés está propiciando tu consumo de nicotina, alcohol u otras drogas, intenta ser consciente de ello, y también piensa en el tiempo que duran sus efectos para poder garantizar un trayecto seguro.

  7. Si has tenido problemas para conciliar el sueño por culpa del estrés es recomendable, en el caso de que estéis cansados que optéis por medios de transporte alternativos o intentéis echaros una siesta. Las bebidas energéticas y el café no son la respuesta.
  8. Intenta controlar tu mal humor y tus sentimientos de ira mediante el ejercicio. Una gran manera de hacer esto es darlo todo frente a un saco en el gimnasio o realizando una actividad deportiva de alta intensidad.
  9. Habla con los demás a cerca de tu estado, las cosas que te preocupa, qué es lo que te estresa, etc. Esto no sólo te relajará, sino que obtendrás un efecto terapéutico indirecto muy parecido al que obtendrías con la ayuda de un psicólogo o psiquiatra al conocer otros puntos de vista.

  10. La ayuda profesional siempre es recomendable. Si notas que no controlas la situación y que necesitas la ayuda externa, lo mejor es acudir a un psicólogo o psiquiatra de confianza con el que poco a poco ir mejorando.

Además de todo lo que os hemos contado, una de las mejores soluciones para combatir el estrés es la práctica de un hobby. Este te distraerá y activará zonas de tu cerebro que normalmente estaban apagadas por falta de uso.

viajar con niños

Recuerda que ante todo, lo más importante es tu seguridad y la de los que te rodean. Si sientes que el trayecto que vas a realizar puede ser peligroso debido a tu estrés lo mejor es que no lo hagas y busques métodos alternativos. Será mejor para tí y mejor para los demás.

Información relacionada:

-10 distracciones al volante que pueden salirte muy caras