Los asistentes de conducción se han convertido en el “must” de los coches modernos. ¿Podrías vivir sin los siguientes asistentes?

Los asistentes de conducción representan uno de los mayores avances en la industria del automóvil. Estos sistemas son capaces de tomar decisiones por sí solos (frenar, acelerar, aparcar el coche…), lo que nos acerca cada vez más a la conducción autónoma. A día de hoy, la mayoría de marcas y modelos incorporan de serie una importante cantidad de ellos, lo que nos hace preguntarnos… ¿podríamos vivir sin ellos? Habrá quienes respondan que sí a esta pregunta, pero seguramente a nadie le gustaría prescindir de ellos, y menos aún de los 10 asistentes de conducción más útiles, populares y extendidos del mercado:

1. Traffic Jam Assist

Se calcula que en 2017 los conductores españoles pasaron una media de 20 horas atascados en las carreteras de nuestro país. Frenar, acelerar, volver a frenar de nuevo. Los atascos pueden resultar agotadores, y son muy habituales en las grandes ciudades. Por suerte, existe el Traffic Jam Assist, un asistente a la conducción que asume gran parte del control durante los atascos para que el conductor esté más cómodo.

Hablamos de un sistema que combina el control de crucero activo y el sistema de mantenimiento de carril para hacerse cargo del acelerador, la dirección y los frenos durante los atascos. Este asistente solo funciona cuando detecta que hay tráfico denso y a velocidades que no suelen superar los 60-70 km/h. Este sistema solo funciona en coches con transmisión automática, puesto que el propio sistema es el encargado de cambiar de marcha cuando es necesario.

2. Front Assist

Los estudios aseguran que el 30% de los accidentes se produce por colisiones traseras. El Front Assist es uno de los mejores métodos para prevenir este tipo de situaciones. Este asistente controla la distancia de nuestro coche respecto a otros vehículos e incluso la de aquellos peatones que crucen la via. En el caso de que el conductor no reaccionase ante un riesgo inminente de colisión, el sistema primero le avisaría y luego frenaría automáticamente.

3. Asistente de mantenimiento de carril (Keep Lane Assist)

El asistente de mantenimiento de carril hace uso de varios sensores y cámaras para que nunca te salgas del carril de forma involuntaria. Cuando el coche pisa las líneas de carril, el sistema avisa al conductor de diferentes formas: en algunos coches suele consistir en un aviso luminoso y sonoro, mientras que en otros además dichos avisos vienen acompañados por una pequeña vibración en el volante (caso del Mazda CX-5 por ejemplo). Si además el asistente percibe que existe algún peligro, el sistema realizaría pequeñas correcciones en la dirección (usando el ESP, es decir, frenando las ruedas) para evitar una posible colisión.

Este sistema suele funcionar a medias y altas velocidades: desde 60-70 km/h.

4. Alerta de ángulo muerto (Blind Spot Assist)

El ángulo muerto es uno de los mayores enemigos de los conductores a la hora de realizar un cambio de carril. Por suerte existe la alerta de ángulo muerto, un asistente que a través de varios sensores y radares te avisa de la presencia de otros vehículos en esta zona tan poco visible para el conductor. En la mayoría de los coches, el Blind Spot Assist suele estar presente en los espejos retrovisores a través de un pequeño símbolo luminoso. El asistente también puede emitir una señal sonora si detecta que el conductor no ha visto la señal luminosa.

5. Sistema de alerta de tráfico trasero

Este asistente funciona en conjunción con el Blind Spot Assist y nos avisa de la presencia de otros vehículos cuando salimos de un estacionamiento marcha atrás.

6. Park Assist (aparcamiento autónomo)

Aparcar el coche sin tocar el volante parecía ciencia ficción hace unos años, hasta que los fabricantes de coches introdujeron el sistema Park Assist. Este asistente hace uso de varias cámaras que le confieren una visión 360º de lo que rodea al coche. Gracias a esto, el sistema es capaz de realizar la maniobra de aparcamiento sin que nosotros tengamos que tocar el volante en ningún momento. Hacer uso de este asistente puede resultar algo complicado si no lo has hecho antes, por lo que conviene que le eches un vistazo al anterior video tutorial si este es tu caso.

 7. Sistema de reconocimiento de señales (Traffic Sign Recognition)

El Traffic Sign Recognition Assist está sincronizado con la cámara delantera del vehículo para detectar los límites de velocidad, la prohibición de adelantar o incluso una señal de presencia de obras. La información se muestra en el cuadro de instrumentos o en el propio Head –Up Display si el coche cuenta con esta tecnología.

8. Control de crucero adaptativo (Adaptive Cruise Control)

El Adaptive Cruise Control permite fijar una velocidad de crucero constante y se encarga de acelerar y desacelerar en función del tráfico. El sistema frena automáticamente cuando se aproxima a otro vehículo que circula por delante sin necesidad de que intervenga el conductor.

9. Detector de fatiga

El detector de fatiga nos avisa (mediante una señal acústica) cuando detecta que desviamos la atención de la carretera y nos anima a realizar una parada. Los detectores de fatiga más sencillos nos avisan cuando realizamos movimiento extraños en nuestra trayectoria o cuando no sujetamos el volante con firmeza. Los más sofisticados utilizan una cámara situada en el interior del vehículo para reconocer signos de cansancio o desatención en el rostro del conductor.

10. Asistente de iluminación adaptativa

Este asistente toma muchos nombres dependiendo de la marca y el modelo en el que vaya montado: iluminación adaptativa, sistema de luces inteligente, Dynamic Light Assist. Hablamos de un sistema que utilizan casi todas la marcas hoy en día y que activa las luces más adecuadas en cada momento. El sistema utiliza las luces de cruce, las de carretera, las antiniebla en función de las condiciones de iluminación o de otro factores externos (posible deslumbramiento a un coche que circula en dirección contraria).